Estilo Blonde Ale

Este estilo surge a mediados del siglo XIX bajo el nombre de “sparkling beers y dinner beers debido al boom de las cervezas lager pilsner. El constante pedido de las cervezas claras fue un motor que motivó a cerveceros a crear una Ale con un color similar, los estilos base que tomaron como referencia fueron English Pale Ale y  Kölsch.

Por lo general una Blonde Ale tiene un perfil balanceado entre malta y lúpulo, pero domina lo maltoso, gusto dulce y final seco en boca. Su color va del amarillo pálido al amarillo dorado y la carbonatación tiende a ser media alta.

El nivel de amargor va entre 15–28 unidades de amargor y el nivel de alcohol va entre 3.8%–5.5%.

 

Principales Características

Aroma: Ligero a moderado aroma dulce a malta. Bajo a moderado carácter frutal es opcional, pero aceptable. Puede tener bajo a medio aroma a lúpulo, reflejando cualquier variedad. Sin diacetil.

Aspecto: color amarillo ligero a dorado profundo. Clara y brillante. Baja a media espuma, con débil retención.

Sabor: inicialmente un suave sabor a malta dulce, pero opcionalmente puede estar presente un suave carácter de la malta (pan, tostado, bizcocho, trigo). Sabor a caramelo típicamente ausente. Sabor a lúpulo ligero a moderado (cualquier variedad) pero no debe ser agresivo. Bajo a medio amargor, pero el balance es normalmente hacia la malta. Finish medio seco y a veces dulce. Sin diacetil.

Sensación en boca: cuerpo medio liviano a medio pleno. Carbonatación media a alta. Suave, sin asperezas o astringencias.

Ingredientes: generalmente toda malta, pero puede incluir hasta un 25% de malta de trigo y algo de azúcar. Puede utilizarse cualquier variedad de lúpulo. Levadura kolsch, americana o discretamente frutada inglesa. Algunas versiones pueden tener miel, especias o frutas agregadas, aunque por estos ingredientes deberían caer en la categoría de cervezas especiadas /frutadas.

Estadísticas vitales: IBU: 15-28; SRM: 3-6; DO: 1038-1054; DF: 1008-1013; alcohol:

3.8-5.5%.

Deja un comentario